Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 9 el Mar Jun 25, 2013 7:11 am.
Últimos temas
» Presentacion
Miér Sep 08, 2010 11:54 pm por Antonella Mercier

» Personajes de la saga libres
Mar Sep 07, 2010 4:45 pm por Isabella Swan

» Primera caza [ libre ]
Vie Ago 27, 2010 12:32 am por Antonella Mercier

» Nueva [ Edward & Antonella & libre ]
Miér Jul 07, 2010 1:21 pm por Edward Cullen

» Renesmee Relationes
Lun Jul 05, 2010 7:40 am por Gleydys

» Renesmee Carlie Cullen
Lun Jul 05, 2010 7:34 am por Gleydys

» paseando [ Edward & Antonella ]
Vie Jun 25, 2010 2:36 pm por Edward Cullen

» Que estas escuchando?
Jue Jun 24, 2010 9:43 pm por Genevi Asger

» que haces en este momento?
Jue Jun 24, 2010 9:41 pm por Genevi Asger

Staff




un sitio tranquilo? (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

un sitio tranquilo? (libre)

Mensaje por Liluan el Jue Mayo 27, 2010 11:54 pm

Una o quizá dos semanas eran las que habían transcurrido después de aquel acontecimiento, el acontecimiento que, termino por cambiar en su totalidad la vida de la joven híbrida, la muerte de ellos, los humanos que le criaron aun con aquel aspecto tan pelicular, a pesar de no saber de donde provenía y ni si quiera imaginarse lo que en realidad era, así, así le habían aceptado esos humanos, los humanos con un corazón tan bondadoso, pero, por tragedia, los humanos no son eternos y su muerte seria inevitable, la muerte, aquello a lo que Liluan le tenia tanta rencor, por llevarse a los únicos seres que le quisieron, por destrozar el hogar que tenia hace algún tiempo, aunque, si aquella enfermedad no los mataba, seguramente ella si, y eso..eso era algo que nunca se perdonaría.

Había descubierto un par de años atrás lo que podía hacer y, a pesar de tener escasos conocimientos sobre sus verdaderos orígenes, era algo que le llenaba de impetuó por conocer, pero también le llenaba de miedo, el miedo de que nuevamente, así como la primera vez, atacara a un humano y lo matara para poder conseguir su alimento, el alimento que por naturaleza debía de consumir, pero, en su interior, estaba la culpa, por suerte, nunca llego a atacar a sus padres, si bien, en mas de una ocasión ella había tenido fervientes deseos de consumir su sangre hasta la ultima gota, se lograba controlar.

Con el tiempo, había descubierto una manera, una extraña manera de obtener sangre de humano sin matarlos o causarles gran dolor al beber su sangre, por suerte, el don que tenia era el control de sonido, le había constado trabajo averiguar sobre aquella, ya que, eso eras considerado por la mayoría como algo inexistente, que solamente se podía ver en a imaginación, etc. pero ella sabia muy bien que eso no era así.

Al llegar a aquel sitio, era ya de noche, su vestimenta consistía en unos pantalones, suéter y tenis de color negro, en ese momento, el gorro de su suéter lo llevaba abajo, ya que, no había humano alguno cerca o alguna otra criatura, sabia muy bien que el color de su cabello era muy extraño, pero, no comprendió el porque hasta que se entero de su naturaleza y observar su forma lobuna, aquel lobo de tonalidad azulada, quizá, su familia licántropa tenia características como esas, era una deducción que había sacado para lograr encontrar a su familia de sangre, ya que, su familia, aquella que le crió, ya estaba muerta.

El lugar parecía de lo mas tranquilo, por lo que comenzó a cantar, su canto, era lo mas hermoso que cualquier criatura podría llegar a escuchar, era lógico que su voz fuera tan melodiosa, después de todo, el sonido estaba en su control, con su canto, podía hipnotizar o asesinar, elecciones que, siempre terminaban en la primera, no se atrevería a matar a alguien inocente y, os que le llegaban a atacar..no podía juzgar si merecían la muerte o no, después de todo, ¿que era ella para decidir si alguien vivía o moría?.

Su canto duro por un par de minutos, los cuales, se volvieron poco a poco en una hora, a pesar de llevar tanto tiempo cantando, la joven aun seguía fascinada haciéndolo, después de todo, el sonido era arte y el arte, era aquello que le fascinaba tanto, en aquel momento, parecía que no existía nada mas, solo estaba ella, parada en medio de la nada, totalmente sola, cantando una hermosa canción que su madre humana, Madeleine, le había enseñado cuando era pequeña.
avatar
Liluan

Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 27/05/2010

Ver perfil de usuario http://dulce-prohibido.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.